martes, 29 de septiembre de 2015

EL ESTADO MENTAL


En los primeros meses del año 2006 en una entrevista que me hizo el periodista argentino Juan Pablo Varsky para la televisión me preguntó sobre cómo había hecho para clasificar a la selección ecuatoriana de fútbol al mundial de Alemania teniendo en contra la cantidad tan pequeña de jugadores jugando en el extranjero y por ende su poca experiencia internacional (en esos momentos escasamente 4 o 5 jugadores ecuatorianos jugaban en el exterior).
Una pregunta tan interesante debía ser respondida muy asertivamente.


En la respuesta busqué explayarme sobre todo en algo que yo siempre he pensado que es lo más importante en un equipo que dirija: lograr “El Estado Mental” y con Ecuador se logró.
 
Para lograr lo que es “el estado mental” se debe tener en cuenta varios pasos: una consolidación como equipo, conseguir compromiso de cada uno de los jugadores por el objetivo, tener liderazgo de equipo, volver el objetivo colectivo en objetivo individual y el objetivo individual en colectivo. Todos pelear por una sola causa.
Todo eso se consigue con una buena comunicación, con claridad en los objetivos, con mucha convicción, con el deseo y con el recuerdo constante de ese objetivo.
El primer síntoma de haber logrado ese “estado mental” es que todo lo que hacemos siempre nos sale bien, cualquier cambio hace efecto, nos ayudan los palos, no se lesiona nadie o cuando alguien se lesiona el que entra por ese lesionado lo hace mejor, los resultados de los demás partidos siempre nos ayudan.
Esa extraña asociación positiva entre jugar muy bien con esos factores externos que siempre se deben tener en cuenta en el fútbol es “el estado mental”.
Cuando se logra obtener ese estado todo sale bien, el universo juega para que se logre el objetivo.
En los equipos en que he logrado ese estado mental la recompensa es la consecución de títulos o de clasificaciones.
Cuando mi equipo llega a ese momento me he permitido ciertas libertades tales como no hacer charla técnica para el partido final de una liga nacional o hacer en un minuto otra charla para la final de un torneo internacional.
El primer caso se dio en la final del campeonato colombiano en 1999, dirigía al Atlético Nacional y el rival era América de Cali. En el partido de ida habíamos empatado de visita y cerrábamos en casa, una vez que llegué al salón del hotel en donde haríamos la charla mis única frase fue: “todo lo que hemos hecho hasta ahora nos trajo a este momento, volvamos realidad nuestro objetivo; seamos campeones”.
El 20 de diciembre de 1999 Atlético Nacional se coronó campeón del fútbol colombiano.
En el segundo caso tiene como antecedente una charla de programación neurolingüística dictada por el psicólogo Eugenio Tamayo en Pereira días antes del viaje de la selección sub 21 que jugaría el torneo esperanzas de Toulon también en 1999 al equipo.
De esa charla magistral donde tocó temas tan profundos como el funcionamiento del cerebro y su evolución y la capacidad de éste para ayudar a desarrollarnos, me quedó una recomendación que nos hizo este particular profesional: Les habló sobre la capacidad de nuestro cerebro para dar órdenes a otros, incluso de manera telepática, para ganar los partidos y les propuso a los jugadores que en los actos protocolarios cuando se estuviera en el saludo con las manos miraran a los ojos del adversario y le dijeran telepáticamente: “hoy te voy a ganar gran H. P.” con eso solamente el contrario se sentiría tan minimizado que perdería el partido con toda seguridad.
Bueno, más o menos, así fue mi charla el 16 de junio de 1999 antes del partido contra Argentina en ese torneo francés y duró lo que usted se demore en leerlo:
¿“Se acuerdan de Eugenio Tamayo?”
Si, respondieron ellos.
“¿se acuerdan de las ordenes cerebrales que les enseñó?”
Hubo otra respuesta afirmativa.
“Pues bueno, quiero que hagan eso antes del partido y luego queden campeones”.
Fue la primera vez que una selección de fútbol de Colombia ganó en Europa.

Llámelo como desee: “Momentum”, “Estar en la zona”, “In Fire”, “Estado de ánimo” o “Estado Mental”; si lo construye tiene mucho del éxito conseguido.    


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario