miércoles, 19 de septiembre de 2012

EL FUEGO SAGRADO


Se llama Olga. Es una mujer cuya piel está curtida por el sol y el trabajo y cuyo cuerpo está marcado por las cicatrices que deja una vida llena de luchas y sacrificios.

Mi admiración y mi amor por ella serán eternos.

Es una mujer llena de historias. Cada una de sus frases se constituye en una sentencia gracias a la experiencia de sus casi 80 años. Por eso, cada conversación se convierte en una fuente infinita de conocimiento.