martes, 26 de julio de 2011

DESAFIANDO EL ESTABLECIMIENTO

“El fútbol es de todos y es de nadie”.


Ninguna frase podría sintetizar mejor la esencia de ese juego que bien puede practicarse con una bola de trapo en descampados de diferentes dimensiones, con dos porterías hechas con palos o piedras o bien en estadios espectaculares, con balones vivos en colores, en césped bien cuidado y con arcos reglamentarios.
En una u otra situación, el fútbol tiene esa virtud de ser universal y como tal, el orgullo de no contar con dueño.


Si, el fútbol es universal y así lo han entendido dos excelentes entrenadores: uno, veterano de mil batallas insaciable y renovado y el otro muy joven pero con ganas de comerse al mundo desde que comenzó en esta profesión.


Sergio Markarián y César Farías son dos líderes que no temen desafiar el status quo si es necesario y dirigirse por nuevos caminos si es necesario para conseguir sus objetivos.


Perú y Venezuela dieron una muestra de lo que quieren conseguir en un próximo futuro,desde dos caminos diferentes pero con la misma capacidad: tuvieron el coraje para cambiar lo malo de su organización y reenfocarla en la dirección correcta.


Sus líderes han sido originales en sus propuestas, no han imitado a nadie, le han enseñado a sus subordinados que todo juego debe tener una propuesta en lo técnico y lo táctico que en nada va en contra del pensamiento independiente como jugador de fútbol.


Lo que ha pasado en esta Copa América ha sido saludable para el fútbol de esta parte del mundo, no porque la eliminación de Argentina y Brasil en octavos de final les quite el rotulo de favoritos en las próximas contiendas internacionales, sino porque demostró que los quieran rebelarse contra la rutina siempre tendrán su oportunidad.


Esta frase de Sir Winston Churchill retrata convenientemente a estos dos buenos técnicos de fútbol: “El coraje se estima como la primera de las cualidades humanas, porque es la que garantiza todas las demás”.


Ellos tuvieron el coraje y la valentía con su propuesta futbolística de volverle a dar el carácter de universalidad al balompié.


Salud por ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario