sábado, 18 de junio de 2011

SOLO HAY UNA FÓRMULA

“Sólo hay una manera de jugar bien al fútbol: Combinar la buena defensa italiana con la gran ética laboral de los alemanes y la conservación de la pelota de los holandeses”. La frase la encontré en un buen libro acerca del balompié, escrito por Simon Kuper y Stefan Szymansky, y que tiene como título “Soccernomics”, en su versión original en inglés, o “El fútbol es así” en su edición en español.


En su contenido no se refiere a las tácticas empleadas en el balompié, ni a las estrategias que utilizamos los técnicos en nuestro afán de lograr las metas propuestas. Mucho menos dedica páginas a la técnica, sin duda el aspecto más importante en la práctica de este deporte.

El texto se enfoca hacia los temas económicos y sociales inherentes a esta disciplina. Sus autores quieren demostrar con números, datos y estadísticas que el fútbol es un mal negocio, o que se trata de una actividad con visos racistas. Incluso, hacen proyecciones hacia dónde van los países, futbolísticamente, según su ingreso per cápita o el número de sus habitantes.

Un libro distinto y por eso interesante, pero que en esa primera oración, ya trascrita al comienzo de esta página, sintetiza todo lo que una enciclopedia de fútbol quisiera decir en sus voluminosos tomos.

A pocas horas de terminada la primera fase de la “Copa Oro”, el torneo más importante de la CONCACAF, esperando los cuartos de final con ansiedad y luego de haber enfrentado a Jamaica en el último partido de la fase, recordé la sentencia escrita en la obra mencionada.

Buen equipo el jamaiquino: con una defensa fuerte y sólida, con solidaridad intensa de equipo y con capacidad de manejar pases cortos y largos a conveniencia y con productividad. Ganador  del grupo con merecimientos.

Bajo el mismo parámetro debo enunciar lo que Honduras ha mostrado en estos primeros tres partidos: en su zona defensiva ha habido mejoras constantes en cada partido aunque la mecanización en sus movimientos todavía merece algunos ajustes. Calificación alta tienen la actitud en la entrega  y la cohesión en el grupo. En la tarea de conservación de la pelota no ha estado fino por exceso en la conducción del balón o por demasiada ansiedad en el momento de entregarlo. Afortunadamente, con los entrenamientos constantes, el espíritu de equipo y la convicción de cada uno de los seleccionados en sus condiciones y en la fuerza colectiva, tengo la certeza de que las carencias serán llenadas y los errores, corregidos.

La sensación con la que termino cada día de conocer mucho más al grupo y percibir en ellos plena seguridad para afrontar lo que viene, me llena de optimismo y alegría para enfrentar este sábado a Costa Rica.

Poco a poco, paso a paso, llegaremos a ese ambicioso objetivo, base fundamental de lograr los resultados que esperamos: jugar bien al fútbol.

1 comentario:

  1. Usted cree que podria ser capaz de aplicar esta formula con la seleccion de Honduras?
    Tomando en cuenta que el trabajo mas dificil de un tecnico nacional es elegir a los jugadores apropiados para optimisar el resultado en la cancha.
    yo se que usted es professional en lo que hace pero en mi opinion, los tres ingredientes para una quimica perfecta en la cancha es: motivation, team work, and courage.
    Un vivo ejemplo es el Muma un hombre con "determinacion y humildad".

    ResponderEliminar